FLUOR. Conspiración

28.10.2013 17:36

“Di una mentira lo suficientemente fuerte y por el tiempo suficiente, y la gente la va a creer.”  – Adolf Hitler

 

 

“La fluoración es el mayor caso de fraude científico de este siglo”. – Robert Carlton, Ph.D, ex científico de la EPA, 1992

 

 

La historia de forzar el fluoruro en los seres humanos a través de la fluoración del agua potable está forjada con mentiras, codicia y engaño. Los gobiernos que añaden fluoruro al suministro de agua potable insisten en que es seguro, beneficioso y necesario, sin embargo, la evidencia científica muestra que el flúor no es seguro para la ingesta y las áreas en que han fluorado su suministro de agua potable tienen índices más altos de caries, cáncer, fluorosis dental, osteoporosis y otros problemas de salud.

Debido a la presión de la industria del aluminio y la minería del fosfato, las compañías farmacéuticas y fabricantes de armas, el flúor sigue siendo añadido a los suministros de agua en toda América del Norte (y diversos países, como Chile) y debido a las recientes acciones legales contra las compañías de agua que agregan flúor al agua potable, se ha establecido un precedente que hará imposible presentar demandas contra los proveedores del agua que fluoran.

Hay una creciente resistencia contra la adición del tóxico flúor a nuestro suministro de agua, pero, lamentablemente, debido a que el fluoruro se ha convertido en “el elemento vital de la economía industrial moderna” (Bryson, 2004), existe demasiado dinero en juego para los que apoyan la fluoración del agua. Las mentiras de los beneficios de la fluoración del agua continuarán alimentando al público, no para fomentar los beneficios de salud a un gran número de personas, sino que para beneficio del complejo militar-industrial.

 

 

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. envió a Charles Eliot Perkins, un investigador en química, bioquímica, fisiología y patología, para hacerse cargo de las enormes plantas químicas Farben en Alemania. Los químicos de Alemania contaron a Perkins de un régimen que se había elaborado durante la guerra y había sido adaptado por el Estado Mayor alemán. Los químicos alemanes explicaron su intento de controlar a la población en una zona determinada a través de la medicación masiva de agua potable con fluoruro de sodio, una táctica usada en los campamentos de prisioneros de guerra alemanes y en rusos para hacer a los prisioneros “estúpidos y dóciles” (Stephen 1995).

Farben había desarrollado planes durante la guerra para fluorar los países ocupados, ya que se comprobó que la fluoración causó ligeros daños a una parte específica del cerebro, haciendo más difícil para la persona afectada defendiera su libertad y causando que la persona llegue a ser más dócil a la autoridad. El flúor sigue siendo una de las más fuertes substancias anti-psicóticas conocidas, y está contenida en un 25% de los  mayores tranquilizantes.

Podría no sorprender que el régimen de Hitler practicara el concepto de control mental a través de medios químicos, pero los militares estadounidenses continuaron la investigación nazi, explorando técnicas para incapacitar a un enemigo o medicar a toda una nación. Como se indica en el informe Rockefeller, un informe de la Presidencia sobre las actividades de la CIA: “el programa de drogas era parte de un programa más grande de la CIA para estudiar posibles formas de controlar el comportamiento humano” (Stephen 1995).

A este cretino, Gerald J. Cox, tenemos que “agradecerle” el veneno que nos echan en el agua potable

 

El “mito de la prevención de la caries dental” asociado con fluoruro, se originó en los Estados Unidos en 1939, cuando un científico llamado Gerald J. Cox, empleado por ALCOA, el mayor productor de residuos tóxicos de flúor, y en ese tiempo siendo amenazados por las reclamaciones por daños de fluoruro, fluoraron algunas ratas de laboratorio, llegando a la conclusión de que el fluoruro reduce las caries y afirmaron que debería añadirse a los suministros de agua de la nación.

Oscar R. Ewing

 

 

En 1947, Oscar R. Ewing, un abogado de ALCOA por largo tiempo, fue nombrado director de la Agencia Federal de Seguridad, una posición que lo puso a cargo del Servicio de Salud Pública (PHS). Durante los próximos tres años, 87 nuevas ciudades estadounidenses comenzaron su fluoración del agua, incluyendo el control de la ciudad en un estudio de la fluoración del agua en Michigan, eliminando así la prueba más científicamente objetiva de la seguridad y el beneficio antes de que fuera completada.

“Educación e investigación” norteamericana fue financiada por la industria de fabricación de aluminio, fertilizantes y de armas, en busca de una salida para los residuos de fluoruro que cada vez se incrementaban más, mientras conseguían aumentar las ganancias.

El “descubrimiento” de que el fluoruro beneficiaba a los dientes, fue pagado por la industria que necesitaba ser capaz de defender las “demandas de los trabajadores y las comunidades, envenenados por las emisiones de fluoruros industriales” (Bryson, 1995) y convertir un lastre en un activo.

 

 

El Fluoruro, un componente de los residuos en los procesos de fabricación de explosivos, fertilizantes y otras «necesidades», era caro para desechar de manera adecuada y hasta que se encontró un «uso» en el suministro de agua de Estados Unidos, la sustancia sólo fue considerada un residuo peligroso tóxico.

 

A través de una maliciosa re-educación publica, el fluoruro, una vez un producto de desecho, se convirtió en el ingrediente activo de plaguicidas fluorados, fungicidas, raticidas, anestésicos, tranquilizantes, medicamentos fluorados, y un número de productos industriales y domésticos, geles fluorados dentales, enjuagues y pastas dentales.

El fluoruro forma una gran parte de un ingreso multimillonario industrial y farmacéutico, que cualquier retirada de apoyo de pro-fluoridacionistas es financieramente imposible, jurídicamente impensable y potencialmente devastador para su carrera y reputación.

 

 

Financiado por industriales de los EE.UU., en un intento de fomentar la aceptación pública del fluoruro, Edward Bernays, también conocido como el padre de las Relaciones Públicas, o el original “médico que baila”, inició una campaña de engaño para convencer a la opinión pública.

Barnays explicó:      “usted puede conseguir prácticamente que cualquier idea aceptada si los médicos están a favor. El público está dispuesto a aceptar, porque un médico es una autoridad para la mayoría de las personas, independientemente de lo mucho que sepa o no sepa” (Bryson, 2004).

 

 

Los médicos que apoyaron la fluoración no sabían que la investigación desacreditó la seguridad del fluoruro, fue suprimida o no llevada a cabo en primer lugar. El fluoruro se convirtió en sinónimo de progreso científico y desde que fue presentado al público como una sustancia que mejora la salud, agregada al medio ambiente por el bien de los niños, quienes se oponían al fluoruro fueron desechados como excéntricos, charlatanes y lunáticos. El fluoruro se convirtió en impermeable a la crítica debido a la implacable ofensiva de las relaciones públicas, y también debido a su toxicidad general. A diferencia de los productos químicos que tienen un efecto de firma, el flúor, un veneno sistémico, produce una gama de problemas de salud, por lo que sus efectos son más difíciles de diagnosticar.

Esto es lo que causa el agua fluorada y la pasta de dientes con fluor: Fluorosis…¿Usted también CREYÓ que era beneficoso para su salud?

Los recientemente desclasificados documentos militares de EEUU, como los del Proyecto Manhattan, muestran cómo El fluoruro es la sustancia química clave en la producción de la bomba atómica y millones de toneladas de él fueron requeridos para la fabricación de uranio enriquecido y plutonio. Intoxicación por fluoruro, envenenamiento no con radiación, emergió como el principal riesgo químico para la salud de los trabajadores y las comunidades cercanas. Científicos de la bomba-A recibieron la orden de proporcionar pruebas útiles para la defensa en litigios, de manera que comenzaron en secreto pruebas de fluoruro en pacientes de hospitales desprevenidos y en niños con retraso mental … “La Revista de la Asociación Dental Americana de agosto de 1948,  muestra que la evidencia de los efectos adversos del fluoruro fue censurada por la Comisión de Energía Atómica EEUU, por razones de “seguridad nacional(Griffiths, 1998). El único informe liberado declaraba que el flúor era seguro para los seres humanos en pequeñas dosis.

 

 

Durante la Guerra Fría, el Dr. Harold C. Hodge, que había sido el toxicólogo del Proyecto Manhattan del Ejército de los EEUU, fue el líder científico promotor de la fluoración del agua. Mientras el Dr. Hodge estaba re-asegurando al  Congreso acerca de la seguridad de la fluoración del agua, él estaba secretamente conduciendo uno de los primeros experimentos de fluoración del agua pública de la nación en Newburgh, Nueva York, estudiando secretamente muestras biológicas de los ciudadanos de Newburgh, en su laboratorio en la Universidad de Rochester, EEUU.

Dado que no existen restricciones legales en contra de la supresión de datos científicos, la única conclusión publicada resultante de estos experimentos fue que el flúor era seguro en dosis bajas, un veredicto profundamente útil para el Ejército de los EEUU que temían demandas por lesiones por fluoruro de parte de los trabajadores en las plantas de energía nuclear y fábricas de municiones.

La contaminación de fluoruro fue una de las mayores preocupaciones legales que enfrentaron los principales sectores industriales de EEUU durante la guerra fría. Un grupo secreto de abogados corporativos, conocido como el Comité de Abogados del flúor, cuyos miembros incluyen a Aceros de EEUU, ALCOA, Aluminio Kaiser, y Metales Reynolds, encargargó una investigación al Laboratorio de Kettering en la Universidad de Cincinnati para “proporcionar municiones” (Bryson, 2004) para aquellas empresas que estaban luchando contra una ola de reclamos ciudadanos por lesiones por fluoruro.

El Comité de Abogados del Flúor y sus embajadores médicos estaban en contacto frecuente y  personal con los altos funcionarios del Instituto Federal Nacional de Investigación Dental, y han sido implicados en el estudio de “enterramiento” del estudio de 40 años de Kettering, el que demostró que el fluoruro envenenó los pulmones y ganglios linfáticos en animales de laboratorio.

Nicholas C. Leone, Jefe de investigaciones médicas en el Instituto Nacional de Investigación Dental, durante los años ´50

 

 

Los intereses privados, trataron de destruir carreras y censurar la información, garantizando que los estudios científicos que generaban dudas sobre la seguridad de fluoruro no tenían fondos, y si lo hacían, nunca se publicaban.

Dra. Phillis Mullenix, junto al Dr. Harold C. Hodge (derecha)

 

 

Durante la década de los años ´90, la investigación realizada por la toxicóloga Dra. Phillis Mullenix de Harvard demostró que el flúor en el agua puede llevar a un menor coeficiente intelectual, y los síntomas producidos en ratas se parecían fuertemente al déficit de atención e hiperactividad (SDAH). Sólo días antes que su investigación fuera aceptada para publicación, Mullenix fue despedida como Jefa de Toxicología del Centro Dental Forsyth de Boston. Luego, su solicitud de una beca para continuar su investigación del sistema nervioso central y flúor fue rechazada por el Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH), cuando un panel de NIH le dijo que “el flúor no tiene efectos sobre el sistema nervioso central” (Griffiths, 1998).

A pesar de la creciente evidencia de que es perjudicial para la salud pública, las agencias estatales de salud púbica y federal de los EEUU y grandes organizaciones médicas y dentales, tales como la Asociación Dental Americana (ADA), continúan promoviendo el fluoruro. La fluoración del agua continúa, a pesar de los propios científicos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), cuya unión, Capítulo 280 de la Unión Nacional de Empleados del Tesoro, ha adoptado una posición firme en contra de ella.

Dr. William Hirzy

 

El Dr. William Hirzy, vicepresidente del capítulo 280, declaró que “el fluoruro (que se añade al agua municipal) es un producto de desechos peligrosos para los que existen pruebas sustanciales de sus efectos adversos para la salud y, contrariamente a la percepción del público, prácticamente no hay pruebas de significativos beneficios” (Mullenix 1998).

 

Aunque el fluoruro es hasta 50 veces más tóxico que el dióxido de azufre, aún no está regulado como un contaminante del aire por la Ley Norteamericana del Aire Limpio. Desde que miles de toneladas de residuos industriales de fluoruro se vierte en suministros de agua potable en toda América del Norte, supuestamente para fomentar la brillante sonrisa de nuestros niños, la gran industria en los EEUU tiene la ventaja de emitir tantos residuos de fluoruro en el medio ambiente como quieran, con absolutamente ningún requerimiento de medir las emisiones y sin manera de hacerlos responsables por la intoxicación de personas, animales y vegetación.

 

 

 

En agosto de 2003, la EPA solicitó que el Consejo de Investigación Nacional, el brazo de investigación de la Academia Nacional de Ciencias (NAS), volviera a evaluar las normas de seguridad en el agua fluorada mediante la revisión de la literatura científica reciente, debido a que en la última revisión en 1993 había grandes lagunas en la investigación. “Ni la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos) de EEUU, ni el Instituto Nacional de Investigación Dental (NIDR), ni la Academia Americana de Odontología Pediátrica, tienen ninguna prueba sobre la seguridad o la eficacia del flúor” (Sterling, 1993). La Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología, ha clasificado el fluoruro como un medicamento dental no  autorizado debido a su alta toxicidad, y el programa toxicológico deñ Instituto Nacional del Cáncer de EEUU ha encontrado ser al flúor un “carcinógeno equívoco” (Maurer, 1990).

Actualmente, el gobierno de los EEUU continúa introduciendo más programas de fluoración en todo el país, incluida la Ley de Aguas aprobada en noviembre de 2003, que ha hecho imposible que las compañías de agua ser sometidas a audiencias civiles o penales, como resultado de la adición de fluoruro a los suministros públicos de agua.

En una sociedad donde los productos conteniendo asbesto, plomo, berilio y muchos otros carcinógenos han sido retirados del mercado, es sorprendente que el fluoruro sea aceptado tan a fondo y ciegamente. Parece absurdo que estemos dispuestos a pagar a la industria química para que desechen sus residuos tóxicos y que los agreguen a nuestro suministro de agua.

El ocultamiento de los peligros de la contaminación por flúor al público es un trabajo de estafa estilo capitalista de proporciones épicas, que se ha producido debido a que un poderoso grupo de presión (lobby) desea manipular a la opinión pública con el fin de proteger sus propios intereses financieros. “Aquellos que manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país … nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar” (Bernays, 1991 ).

Traducido por Conciencia Noosfera

Fuente: http://detenganlavacuna.wordpress.com/2011/03/10/conspiracion-fluor/

Share this

¿Está Utilizando esta Popular y Tóxica PASTA DENTAL?

 
 
 

El Proyecto Eugenésico Rockefeller y el FLUOR...

 
 
 
 
 
 
 

2º PARTE: 

 

:EL FLUOR ES DESECHO INDUSTRIAL

EL FLÚOR DE HITLER
¿Sabía usted que Hitler enviaba avanzadas de militares a las ciudades a las que planeaba conquistar, y para conseguirlo ordenaba echarle flúor a las reservas de agua potable de esas ciudades o pueblos?
IG Farben había desarrollado planes durante la guerra para fluorar los países ocupados, ya que se comprobó que la fluoración causó daños a una parte específica del cerebro, haciendo más difícil que las personas afectadas defendieran su libertad y causando que la gente llegue a ser más dócil a la autoridad, sin cuestionamiento alguno. El flúor sigue siendo una de las más fuertes substancias anti-psicóticas conocidas, y está contenida en al menos un 25% de los tranquilizantes más vendidos.
EL FLUOR ES DESECHO INDUSTRIAL
El flúor es un producto de desecho de la industria de los fertilizantes de fosfato. Estos desechos son demasiado peligrosos para verterlos en el medio ambiente, con lo que decidieron usarlos para la “higiene oral” y añadirlos al agua de consumo. El flúor también se emplea en la fabricación de uranio enriquecido para las centrales de uranio y la construcción de armas nucleares, así como en la fabricación de insecticidas y veneno para ratas y cucarachas.
Además del flúor añadido a pastas de dientes, hilo dental, lavados bucales y otros productos de higiene dental, también encontramos flúor en el té (sólo está presente en el té, no en otras infusiones herbales), medicamentos antidepresivos como Prozac y en las sartenes y ollas anti-adherentes de Teflón.
EXPOSICIÓN HUMANA AL FLÚOR
El flúor no sólo NO previene las caries, sino que daña el esmalte de los dientes provocando fluorosis dental: los dientes pierden su coloración natural, se vuelven más frágiles y se rompen con facilidad. Además, el flúor provoca la precipitación del calcio, lo que daña la estructura ósea, de la que los dientes forman parte, al estar compuesta principalmente por calcio. También puede provocar osteoporosis.
La acumulación de depósitos de calcio en las arterias puede dar lugar a afecciones cardiacas y arterioesclerosis. El flúor también mineraliza los tendones, los músculos y los ligamentos volviéndolos quebradizos, dolorosos y poco flexibles.
El flúor es un potente veneno que puede provocar múltiples patologías como cáncer, (principalmente osteosarcoma, el tipo más común de cáncer de huesos, y cáncer de tiroides), hipotiroidismo, fibrosis pulmonar, enfermedades renales, roturas de tendones (el flúor ataca el colágeno), infertilidad (baja los niveles de testosterona, así como la movilidad y el número de espermatozoides), artritis y obesidad. En niños (y mayores) disminuye su coeficiente intelectural (CI) y puede ser causa del Síndrome de Deficiencia de Atención con Hiperactividad.
El flúor se acumula en la glándula pineal, provocando una reducción en la producción de melatonina, una hormona de efectos anticancerígenos que producimos durante el sueño.
El ácido fluorídico corroe casi todos los metales, por eso el interior de los tubos de dentífrico con flúor es de plástico
MÉDICOS INTOXICANDO PACIENTES
El flúor es prescrito para niños para una supuesta “prevención de caries en la infancia”, en dosis de 0,05 a 0,07 mg/kg/ diarios. Sin embargo, las pastas dentales infantiles para tratamiento contienen aproximadamente 1.45 mg F/g.
También es usado como supuesto “tratamiento” para osteoporosis en dosis de 30 a 60 mg al día.
El flúor es rápidamente absorbido a través de la mucosa gástrica o pulmonar y una vez en el estómago reacciona con el ácido clorhídrico, formando el ácido hidrofluorhídrico, el que tiene un efecto corrosivo directo sobre la mucosa gástrica, llegando a la máxima concentración plasmática a las 3 horas en distintos tejidos, por medio de un transporte pasivo, depositándose principalmente en: Tiroides, Aorta, Riñones, Esqueleto, Dientes.
El ión fluoruro precipita el calcio, disminuyendo sus concentraciones en el cuerpo humano, inhibiendo la respiración celular.
El flúor se elimina gracias a la acción del Riñón, pero este filtrado puede continuar durante años después de terminada la exposición crónica a altas concentraciones de este tóxico. Otras vías de eliminación son: leche materna, saliva, materia fecal y placenta.
LA DOSIS LETAL
En adultos se estima en 5 a 15 gramos de FLUORURO DE SODIO. Esto corresponde a 2,5 a 7,5 gramos de ión flúor, mientras que en niños se estima en 200 mg (16 a 140 mg/kg).
La dosis que debe ingerir una persona para presentar “Síntomas clínicos de intoxicación” se ha calculado con una variación de 16 a 140 mg (4mg/kg de fluoruro de sodio).
Investigadores verificaron en 1970 que incluso 1 ppm (1 parte por millón equivale a 1 mg por litro) de concentración de flúor puede provocar hasta un 50% de daño en las enzimas del ADN que se encargan de reparar las células, lo que acelera el proceso de envejecimiento.
EFECTOS TÓXICOS
Sobre las plantas: Alteración de las raíces y hojas; cambios en el metabolismo; disminución del crecimiento; clorosis y necrosis; muerte.
En animales llega a través de alimentos y agua, y provoca cambios en el esqueleto y dientes; intoxicando los riñones y provocando efectos mutagénicos (que provocan mutación del ADN) y problemas de reproducción.
Entre los efectos agudos, están: Sialorrea, náuseas, dolores abdominales, vómitos, hematémesis, diarrea que puede ser sanguinolenta, deshidratación, irritabilidad, parestesias, tetania, trismus, convulsiones tónico clónicas, hipocalcemia, hipocoagulabilidad sanguínea, hipotensión arterial, fibrilación ventricular.
Efectos agudos por inhalación de flúor: tos, sofocación, cianosis, edema pulmonar, irritación pulmonar grave y edema agudo de pulmón.
EFECTOS CRÓNICOS DEL FLÚOR
Moteado dental, osteoesclerosis, calcificación de tendones y ligamentos, anemias, caquexia, neurotoxicidad (disminución de coeficiente intelectual en niños)
Concentraciones de flúor mayores a 1,7 mg/litro en el agua provocan dientes moteados en el 40 a 50 % de los niños estudiados. En concentraciones mayores a 2,5 mg/litro, provocan dientes moteados en el 80% de los niños. Y en concentraciones de 4 a 10 mg/litro estas cifras anteriores pueden elevarse al 100%.
(Fuente: Dra. Jaqueline Calderón Hernández)
PAÍSES CON FLUOROSIS ENDÉMICA DEBIDO A EXCESO DE FLÚOR EN EL AGUA POTABLE
Argentina, México, Moroco; Algeria; Palestina; Irak; Turkía; Siria; Jordania; Libia; Egipto; Senegal; Irán; Pakistán; Uganda; Kenia; Tanzania; Emiratos Árabes; Etiopía; Uganda; India; Sri Lanka; Japón; China; Bangladesh; Tailandia; Australia; Nueva Zelandia.
FRACASADO PROYECTO DE PROHIBICIÓN DE FLUORAR AGUA POTABLE EN TODO CHILE
El día 14 de Marzo de 1995, el Senador Eugenio Cantuarias presentó un proyecto de ley que tenía inicialmente por objeto prohibir la fluoración del agua potable en el territorio nacional, porque “existirían antecedentes científicos que indican que tal medida puede provocar efectos nocivos en las personas.” Este proyecto de prohibición se basó en la investigación profunda y de años realizada por profesionales de la Octava Región, encabezados por la doctora y profesora emérita de la Facultad de Odontología de la Universidad de Concepción, Luz Vivaldi, ya fallecida, quien señaló que sus informes fueron destruidos, que la competencia profesional sobre el tema siempre ha querido ser sacada u ocultada del ámbito de la discusión. Cabe destacar que la Dra. Vivaldi fallece curiosa y coincidentemente DURANTE la discusión de este proyecto de ley. Lo menciono, porque ella se suma así a una larga lista de científicos y profesionales que han resultado muertos en el mundo por el sólo hecho de jugársela por exponer la verdad a la población. Razón de sobra como para pensar en investigar todo lo relacionado con su extraña, coincidente y CONVENIENTE muerte.
Recordemos que la idea central de la iniciativa legal, era la proscripción absoluta del uso del flúor en el agua potable chilena, pero durante la tramitación de esta iniciativa legal, la que duró un más de un año, en su primer trámite constitucional se le introdujeron diversas modificaciones, siendo la fundamental el reemplazo de su concepción original, que prohibía la fluoración del agua, por una normativa diferente, que regulaba el establecimiento y la aplicación de normas técnicas que permitan que el agua sea considerada apta para el consumo humano y otorgaba facultades al Presidente de la República para determinar qué elementos podrían agregarse, disminuirse o eliminarse del agua, para hacerla apta para el consumo humano y prevenir enfermedades específicas. Se fundamentó esta modificación de fondo, “en el hecho de haber conocido importantes y numerosos antecedentes científicos que respaldan la aplicación regulada de dicha sustancia en el agua potable como eficaz soporte para la salud bucal de la población.”
Debido a esto último, junto con la reiteración de disposiciones vigentes que integran la normativa específica que gobierna el tema del agua potable, tanto en el Código Sanitario como en el Reglamento de los Servicios de Agua destinada al consumo humano, D.S. Nº 735, del Ministerio de Salud, de 1969 y en diversos decretos, circulares y normas técnicas, dictados o impartidos por el Ministerio del ramo y por el Instituto de Salud Pública, es que se lleva a votación el archivo del proyecto de ley.
Además -como si fuera poco-, se dejó constancia de que era innecesario contemplar norma alguna sobre recuperación de los costos en que deberán incurrir las empresas encargadas del suministro del agua potable (y que es traspasado a los usuarios y cargado a la cuenta del agua de éste), en consideración al hecho de que es una materia que se encuentra regulada en el régimen jurídico aplicable al sector de servicios sanitarios.
Claramente el lobby del flúor triunfó y el crédito por esto va totalmente a los siguientes políticos de turno, quienes decidieron ARCHIVAR y OLVIDAR el único intento serio por eliminar el dañino flúor del agua potable chilena:
Acuña, Aguiló, Allende (Isabel), Arratia, Ascencio, Ávila, Bertolino, Bustos, Ceroni, Cornejo (Patricio), Delmastro, Fossa, Galilea (José Antonio), Huenchumilla, Jaramillo, Krauss, Kuschel, Leay, Letelier (Juan Pablo), Longton, Masferrer, Monge, Montes, Naranjo, Núñez, Ojeda, Olivares, Ortiz, Ovalle (María Victoria), Palma (Osvaldo), Palma (Joaquín), Pérez (José), Pérez (Aníbal), Pérez (Lily), Prochelle (Marina), Prokurica, Riveros, Saa (María Antonieta), Salas, Sciaraffia (Antonella), Seguel, Soto (Laura), Tuma, Urrutia, Vargas, Velasco, Vilches y Villouta.
DESIGUALDAD ANTE LA LEY
Los vecinos de Concepción y de la VII Región, ganaron en la Corte Suprema un recurso de protección contra la Empresa de Servicios Sanitarios del Bío Bío S.A., el 15/01/01. La pregunta lógica es ¿Por qué hay una porción de chilenos que ha escapado del envenenamiento por flúor, mientras la enorme mayoría sigue siendo envenenado sin tregua?
Pienso que ellos merecen ese “premio” por haber defendido su derecho a NO ser envenenados y por usar los recursos legales disponibles, mientras el resto sigue afectado por el flúor, sin reaccionar…hasta ahora.
BIO-BIO LE GANA AL FLUOR
CORBIOBÍO y gremios de la salud rechazaron fluoración del agua potable y explicaron las razones del por qué el agua potable NO DEBE USARSE como medio para administrarle medicamentos a la población.
Las razones científicas son:
1. El flúor en el mundo es considerado un elemento tóxico y contaminante.
2. El flúor es una sustancia calificada por el propio ministerio de Salud como tóxica.
3. Se corre el riesgo de agravar patologías de diabéticos, hipertensos, cardiópatas, alérgicos, con insuficiencias hepáticas, renales y de tiroide, que son cerca del 40% de la población.
4. Provoca fluorosis dental, un defecto de la mineralización que se caracteriza por una alteración leve o severa del esmalte de los dientes. Se presenta como una mancha blanca, en su signo más leve, o de color café, en su forma más severa, debido a una deficiente mineralización y a un aumento de la porosidad del esmalte, producido por la ingesta excesiva de fluoruros.
FLUORAN HASTA LA LECHE
El Ministerio de Salud ha priorizado como vía masiva de administración de fluoruros la Fluoruración del Agua Potable, porque AFIRMAN que “sin duda es el medio más efectivo y eficiente de proveer fluoruros por ingestión y trae aparejado como resultante una disminución de la incidencia y severidad de caries dental”. Pero como esta medida no puede ser implementada en localidades dónde no existe red de agua potable, buscaron otra forma de llegar masivamente con fluoruros a zonas rurales.
El MINSAL autorizó y respaldó la implementación de un Programa Piloto de Alimentación Escolar Fluorurado (PAE/F), para escolares, a través de los productos lácteos del Programa de Alimentación Escolar que la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas entrega diariamente a alumnos de 1° a 8° Básicos.
El Programa PAE Fluorurado, consiste en agregar fluoruro (monoflúorfosfato de sodio:
MFP) a la leche que es entregada diariamente en los desayunos del PAE. Actualmente, el PAE Fluorurado se desarrolla en Chile en las regiones V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIV y Metropolitana. La cobertura es de 209.995 niños de 3.518 escuelas rurales, pertenecientes a 240 comunas de estas 10 regiones del país.
“La fluoración es el mayor caso de fraude científico de este siglo”. – Robert Carlton, Ph.D, ex científico de la EPA, 1992
PAÍSES QUE RECHAZAN Y PROHIBEN LA FLUORACIÓN DEL AGUA
China, Austria, Bélgica, Finlandia, Alemania, Dinamarca, Noruega, Suiza, Holanda, Hungría y Japón.
EL FLÚOR QUE USTED BEBE EN EL AGUA ES UN DESECHO TÓXICO PELIGROSO DE LA MINERÍA
EL MINSAL CONSIDERA SÓLO UN PROBLEMA ESTÉTICO LA FLUOROSIS
Resulta muy indignante que por un lado el Ministerio que se supone vela por la “salud” de todos los chilenos siga obviando la verdad del grave daño que ocasiona el flúor en el organismo humano y que además afirme en su documento oficial ya mencionado, que “el único efecto adverso que se podría observar, es la FLUOROSIS DENTAL, en sus grados más leves, la que no constituye una enfermedad, sino fundamentalmente un problema estético. La fluorosis dental es una condición del esmalte de los dientes, inducida por la ingestión de fluoruros durante la formación del esmalte dentario, o sea, antes de los 8 años.”
Al Ministerio de Salud y a sus funcionarios incompetentes les exijo me respondan ¿Por qué minimizan el problema real aduciendo un problema estético? y que nos expliquen entonces ¿cómo es que la FLUOROSIS ESQUELÉTICA SÍ es considerada una enfermedad?
Es en la página 61 del documento antes señalado que el MINSAL reconoce que los signos y síntomas de la toxicidad aguda por fluoruros “dependerá de la ingesta, peso corporal y tipo de fluoruro. Los efectos tempranos, seguidos a la ingesta, incluyen náuseas, vómitos y dolor abdominal…salivación excesiva, lágtimas, diarrea y convulsiones. Si la dosis es alta, se incrementan los signos miopatológicos por la disminución del calcio sérico, como arritmia cardíaca, coma, parálisis respiratoria y muerte.”
MAS DE 50 AÑOS INTOXICADOS ¿Y USTED NO LO SABÍA?
(y si no le importa, es culpa del flúor)
“Los signos de toxicidad crónica pueden aparecer cuando la ingesta de fluoruros se da por períodos largos con dosis mayores a 0,1 mg/kg de peso. Los dientes y huesos son los tejidos susceptibles a esta intoxicación”
Les exijo a las autoridades del MINSAL a que nos expliquen por qué nos siguen intoxicando, pues según el decreto Nº 148, de 2003, del Reglamento sanitario sobre manejo de residuos peligrosos, incluye al flúor, en su artículo 88, en el listado de “sustancia tóxicas agudas”.
ES HORA DE DETENER LA FLUORURACIÓN EN CHILE
LLAMADO CAMPAÑA EN CHILE
Exijamos el fin de la fluoración en nuestra ciudad local o pueblo. Cuestionemos la seguridad de estos tóxicos químicos que están siendo vertidos en el suministro de agua. Estas son acciones que ponen en peligro al público y deberían ser considerados como verdaderos actos terroristas.
Ayúdenos a detener el envenenamiento con flúor de nuestro país. Al hacerlo, estará haciendo ALGO IMPORTANTÍSIMO por usted, su familia y por cambiar el mundo, diciendo NO AL FLÚOR EN CHILE.
Para mayor información sobre campaña que lanzaremos en marzo de 2012, únase al grupo de facebook: http://www.facebook.com/groups/299652130529/
Estas fueron las palabras que pronunció el responsable del departamento químico del Instituto Nacional de Cáncer, el doctor Dean Burk, ante el austriacos congreso de USA en Julio de 1976: “De hecho, el flúor causa más mortalidad por cáncer en humanos y más rápido que cualquier otra sustancia química.”
LA SOLUCIÓN
¿CÓMO ELIMINAR FLÚOR DEL AGUA?
Floculación: La técnica de Nalgonda, nombre del pueblo en India dónde el método fue realizado. El método consiste en agregar alumbre al agua a tratar, produciendo la precipitación del flúor. Desde que el proceso se lleva a cabo es más eficaz bajo condiciones alcalinas, agregando cal y que además sirve como desinfectante. Después de revolver la cuba, los elementos químicos se coagulan y precipitan en el fondo del recipiente, debido a que es más pesado que el agua. El agua tratada se retira en forma superficial sin remover el fondo.
Absorción: El otro sistema es filtrar el agua a través de una columna condensada con un absorbente, como la alúmina activada (Al2O3), el carbón de leña activado, o resinas de intercambio iónico. Este método, también, es conveniente para las comunidades pequeñas y uso en el hogar. Cuando el absorbente se satura con los iones de fluoruro, el material del filtro tiene que ser lavado con un ácido débil y eliminado con solución alcalina. El efluente del lavado es rico en fluoruro y debe eliminarse cuidadosamente para evitar la contaminación del agua subterránea. Las unidades de casa son más convenientes para filtrar cantidades pequeñas de agua pensadas sólo para beber; pero un sistema de servicio extenso y eficaz exige asegurar que los filtros se reemplazan o se regeneren en el momento correcto. La tecnología es sólo parte del problema: la comunidad deberá entrenar al personal que lleve a cabo la tarea más los insumos químicos necesarios, por ello su puesta en funcionamiento es más difícil.
Evaporación: Es el simple uso del sistema de destilación, el sistema en si debe tener una fuente calórica. Puede ser eléctrica, gas ó combustible líquido. El resultado es óptimo para la eliminación del flúor. Los Emiratos Árabes lo utilizan para la obtención de agua dulce a partir del agua de mar, durante el proceso de generación eléctrica. Pero también elimina las sales útiles para el organismo, como el sodio y potasio, que debe ser repuesta de manera artificial. Tiene un costo elevado por la utilización del combustible y las instalaciones. En la actualidad hay un proceso menos costoso, que utiliza como fuente calórica el sol. El dispositivo fue desarrollado por la Marina de los Estados Unidos para obtener agua dulce a partir también del agua de mar, durante un naufragio. Para tal efecto se utiliza un recipiente plástico transparente de nailon; con forma de burbuja al inflarse. Una membrana separa el agua de mar de una cavidad de aire. Esta membrana tiene la propiedad de dejar pasar el vapor de agua y luego se condensa en las paredes internas de la burbuja que por gravedad desciende a un receptáculo para ser utilizada como agua dulce. Este dispositivo suele rendir apenas unos litros de agua destilada debido a su pequeño tamaño, de tan solo un metro de diámetro y su valor de destilación depende del suministro solar. Este principio puede ser utilizado a gran escala donde la radiación solar es intensa.
Condensación de humedad ambiente: el proceso consiste en la condensación de la bruma proveniente del mar durante la noche, unas mallas metálicas dispuestas en el paso de la bruma logran condensar la humedad ambiente en su superficie. El agua así recolectada en tanques es utilizada como agua dulce.
DESINTOXICACIÓN
Determinadas investigaciones sostienen que existen diversas sustancias naturales que podrían contrarrestar los efectos negativos del flúor, evitando o mermando su toxicidad. Bruce Splittle, al igual que la doctora Hulda Clark (enlace BAJAR LIBRO) afirma que factores en la dieta como una ingesta adecuada de YODO, podría proteger contra los efectos del flúor sobre el cerebro, junto con la administración de ácido ascórbico, calcio o vitamina E, combinados o por separado, provocaron una recuperación más completa de estos efectos tóxicos.
Uno de los mejores desintoxicantes, que podría ayudar a la eliminación de las concentraciones del flúor en el organismo es el Goldenseal o Raiz de Sello de Oro (Hidrastis Canadensis) actualmente se vende en tabletas comprimidas sola o a veces acompañado de otros extractos como la zarzaparrilla (Smilaz aspera L.) diente de león (taraxacum officinale weber) o Bardana (Articum lappa L.) remedios tradicionales y muy populares para purificar la sangre, excelentes diuréticos y depurativos http://comunicacionpopular.com.ar/

 

—————

Volver