AFTAS

20.12.2015 13:12

 

La aparición repetida y frecuente de llagas en la boca, en muchos casos, tiene relación con el déficit de ciertas vitaminas y minerales .


¿Qué son?

Las aftas o úlceras bucales (también denominada estomatitis aftosa recurrente) son lesiones que aparecen sobre la mucosa de la boca. Sus localizaciones más frecuentes son la mucosa oral y labial, los bordes de la lengua, los surcos bucales y linguales y el paladar blando.
Un afta no es lo mismo que herpes labial (calenturas).
  • El grupo de vitaminas B consiste en ocho sustancias que cumplen papeles muy importantes en el metabolismo celular y otros procesos vitales. Las vitaminas del complejo B son hidrosolubles y se excretan en la orina cuando hay un exceso de ellas, por lo que es necesario reponerlas regularmente. Una falta de ciertas vitaminas B puede precipitar las llagas en la boca o causar irritaciones en la piel dentro y alrededor de  ésta. Las llagas en la boca tienen muchas causas, pero tomar ciertas vitaminas B puede prevenir o aliviar algunos tipos.

Clasificación 

Según sus manifestaciones clínicas, formas y tamaño, se pueden diferencias claramente tres tipos de aftas:

1. Las Aftas Menores.- Son pequeñas úlceras que suelen localizarse en las zonas no queratinizadas de la mucosa bucal. En un mismo episodio pueden aparecer entre 1 y 5 lesiones de carácter leve y cuyo tamaño no supera los 10 mm de diámetro. No suele presentar recidivas.

2. Las Aftas Mayores. - Pueden aparecer solas o varias juntas, especialmente en labios, lengua, faringe, paladar y zona interna de las mejillas. Su tamaño es superior a los 10 mm de diámetro y son más profundas y destructivas que las primeras. Suelen dejar cicatriz y la mucosa hipocrómica y con fibrosis superficial.

3. La Estomatitis Aftosa Recurrente.- En este caso aparecen múltiples aftas repartidas en grupos y de forma regular en cualquier parte de la boca. El tamaño de las lesiones no suele superar los 3 mm, pero tienen tendencia a unirse formando úlceras mayores.

¿Cuáles son las características?

Suelen tener una forma redondeada u oval, con una base amarillenta rodeada de un halo rojizo. Su diametro varía entre 3-8 mm y puede ser una lesión única o pueden formar grupos de hasta 20 o más.

Primero producen ardor o picor intenso, antes de que aparezca la lesión (de 1-3 días). Son muy dolorosas, a pesar de su pequeño tamaño. Estas lesiones curan espontáneamente en 10-14 días, sin dejar cicatriz.

No suelen acompañarse de fiebre a no ser que se sobreinfecten

Posibles causas 

*Carencia de vitaminas y minerales: especialmente de hierro y vitaminas del grupo B, fundamentalmente folatos o vitamina B12. De hecho, una de las primeras manifestaciones de la anemia por falta de hierro es la aparición de aftas bucales. También puede deberse a deficiencias de vitaminas B1, B2 o B6, aunque no es frecuente. En estos casos hay que consultar al médico o farmacéutico, a fin de que investigue el historial de anemias, mala absorción, pérdidas de sangre, especialmente menstrual, hemorroides o el consumo de una dieta vegetariana inadecuada. 

*Traumatismos o golpes, que pueden estar provocados incluso por un cepillo de dientes de cerdas duras o al darnos un mordisco al comer. 

*Las aftas se dan con frecuencia en personas alérgicas, que presentan urticaria o eccemas. 

*Ingesta de alimentos con aristas (mariscos, frutos secos, biscotes, etc.), calientes,ácidos o excesivamente condimentados. 

*Intolerancia al gluten, lo que se conoce como enfermedad celíaca, que en ocasiones se manifiesta por la presencia de estas aftas. 

*Alergia a algún tipo de alimento. 

*Sistema inmunológico deprimido, es decir, bajos niveles de anticuerpos o defensas. 

*Posibles infecciones víricas, aunque no se haya confirmado el origen viral. 

*Estrés y tensión emocional. 

*El consumo de algunos medicamentos como antibióticos, antiinflamatorios o anticoagulantes favorecen su aparición. 
  • ¿Por qué aparecen las llagas en la boca?

    Si bien son heridas que aparecen con mucha frecuencia, lo cierto es que no se sabe con precisión por qué aparecen. Los expertos aún no han podido determinar con exactitud por qué estas pequeñas úlceras aparecen en la boca, lo que si se sabe es que afectan al 20% de la población. Causan dolor e incomodidad tanto para hablar como para comer.

    Pueden ser de dos tipos: simples o complejas. Las primeras aparecen algunas veces al año y duran una semana aproximadamente, en personas entre los 10 y los 20 años de edad. Las complejas son menos frecuentes y las sufren aquellas que ya han sufrido algún tipo de úlceras bucales antes.

     

    Las llagas en la boca salen por causas diversas. Algunos factores que las desencadenan son el estrés, la ingesta de alimentos ácidos o cítricos, las lesiones por alguna comida o utensilio, un sistema inmunológico que se encuentra debilitado, un problema nutricional o una enfermedad gastrointestinal. Los objetos afilados y la ortodoncia también pueden ocasionar llagas.

    Hay que prestar atención a las aftas y a los herpes, que pueden ser iguales en cuanto a su apariencia, pero no en relación a la enfermedad. El herpes labial está causado por un virus simple y es contagioso; las aftas no. El primero puede aparecer en otros sitios del rostro, como los labios, la nariz y debajo de la barbilla.

    Para saber si tienes una úlcera bucal los síntomas son: ardor, sensación de hormigueo doloroso, llagas redondas blancas o grises con enrojecimientos en los bordes. También fiebre, inflamación de ganglios linfáticos, etc.

     

    Lo bueno de las aftas bucales es que desaparecen, casi siempre, por si solas. El dolor puede ser muy molesto, pero lo importante es no posar la lengua ni los dientes en el lugar, por más de que sea una “tentación”. De siete a diez días serán un mal recuerdo.

    Remedios naturales para curar las llagas y aftas

    • Sal: es uno de los antisépticos más baratos y efectivos que existen. Es un gran aliado para curar las llagas naturalmente. Sólo tienes que mezclar una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuagar con ello la boca, haciendo énfasis en la zona donde tienes la llaga. Escupe el agua y repite ese proceso al menos tres veces al día. De a poco irá disminuyendo el dolor y la molestia. Otras personas optan por tomar un grano de salgruesa y frotarlo en la llaga. El problema de ello es que genera más dolor e irritación, por ello no está recomendado.
    • Bicarbonato de sodio: funciona igual que la sal, como un antiséptico eficaz en estos casos. Mezcla con medio vaso de agua y enjuaga la boca, haciendo “buches” sin tragar el líquido. También puedes formar una pasta con un poco de agua y aplicar en la llaga, dejando unos instantes que haga su efecto. Luego enjuaga con agua fría sin frotar.

     

    • Agua oxigenada: otro remedio infalible para las llagas en la boca. Toma un algodón o un hisopo y sumérgelo en agua oxigenada. Aplica directamente sobre la lesión tres veces al día. Calmará las molestias y te ayudará a prevenir las posibles infecciones.
    • Enjuague bucal: es un remedio no tan “natural” pero que puede servirte bastante para calmar las molestias en la boca, un alivio inmediato que controlará la formación de las bacterias. Pero no coloques demasiado enjuague, sobre todo si es muy fuerte, porque es probable que te arda.
    • Hielo: la propiedad de un cubo de hielo es curar las llagas de a poco y a su vez, reducir la inflamación y calmar el dolor. Actúa como un sedante. Coloca un cubito las veces que consideres necesario por día.

     

    • Yogur: gracias al ácido de la leche y las bacterias que contiene, te ayudará a cambiar la composición del pH de la boca y controlando la formación de nuevas bacterias. Come un yogur a diario especialmente si sufres de llagas o aftas frecuentemente. Puedes aplicar directamente en la llaga o con un hisopo.
    • Leche de magnesia: tiene un efecto similar al del yogur. Usa tres veces al día para que cambie el pH de la boca y le hará “frente” a las bacterias que suelen causar las úlceras

¿Son graves?

La mayor parte de las aftas bucales son de carácter limitado. Si estas lesiones no curan en el término de dos semanas (7 a 10 días en el caso de un fumador), se repiten con demasiada frecuencia o no tienen un origen traumático, deberá acudir a su médico para que estudie si existe una enfermedad subyacente. El diagnóstico se hará mediante un análisis de sangre y en caso de ser necesario le realizará una biopsia de la lesión.

¿Cuál es el tratamiento?

Normalmente no requieren ningún tratamiento. El único posible consiste en aliviar el dolor y reducir la inflamación. Es recomendable evitar las comidas muy condimentadas y los alimentos de fuerte sabor ácido, como los cítricos, hasta que las úlceras se hayan curado.

- Anéstesicos locales: para reducir la sensibilidad al dolor. Suele utilizarse la lidocaína al 2%, en enjuagues orales cada 3 horas o antes de las comidas.

- Antiinflamatorios tópicos: para reducir el componente inflamatorio. Se suelen emplear los corticosteroides, como la hidrocortisona y análogos de la carbenoxolona.

Se utilizan en forma de tabletas de disolución oral, geles, soluciones para hacer enguajes... Suelen contener además un antiinfecciosos y antiséptico local que actúa contra las bacterias presentes en la cavidad bucal, previniendo las sobreinfecciones.

En cuanto a la dieta, no deben faltar los siguientes nutrientes... 

- El hierro es el mineral cuya deficiencia causa aftas bucales con más frecuencia. Las vísceras, las carnes (especialmente la de caballo), los huevos y los pescados son los alimentos más ricos en hierro. Otros alimentos que contienen este mineral son: la melaza, el sésamo, las legumbres y los vegetales germinados, aunque su aprovechamiento por parte del organismo es inferior. 

- Las vitaminas del grupo B. La deficiencia de alguna de las vitaminas del grupo B en general y de folatos y vitamina B12 en particular, puede producir o favorecer la aparición de llagas en la boca. La levadura de cerveza, el hígado, las verduras de hoja (espinacas, acelga, lechuga...), el plátano, las legumbres y el germen de trigo son las mejores fuentes de folatos; y los alimentos de origen animal, las únicas fuentes que aseguran un aporte óptimo de vitamina B12. Así, en una dieta vegetariana estricta hay más riesgo de deficiencia de esta última vitamina. 

Además de revisar la dieta para corregir la deficiencia, cuando se tienen llagas conviene seguir las siguientes recomendaciones para evitar molestias y acelerar la recuperación: 

· Evitar comidas o bebidas picantes o ácidas (zumo de naranja, salsa de tomate, vinagretas, tomate, pimienta, ajo...) y bebidas carbónicas (bebidas con gas). 

· Beber por una pajita para evitar el contacto con la boca si fuera necesario. 

· Evitar alimentos que produzcan aristas como patatas fritas, biscotes, galletas, frutos secos& 

En algunos casos basta con una revisión dietética. No obstante, si las aftas bucales son dolorosas, será preciso el tratamiento médico para combatir las molestias y en ciertos casos, un aporte extraordinario de vitaminas en forma de suplemento, siempre bajo asesoramiento profesional. 

Para aliviar el dolor y malestar de las llagas bucales o aftas se pueden aplicar los siguientes remedios caseros:

1: Un remedio natural consiste en colocar sobre la llaga, con un cotonete, un poquito de azúcar de leche la cual se puede adquirir en las farmacias.

2: Aplicar mostaza molida sobre la llaga tres veces al día. (Nota: Es doloroso, pero es considerado como muy efectivo.

3: Enjuagar la boca con una infusión de caléndula tres veces al día.

4: Enjuagar la boca con un compuesto de agua y sal marina o una cucharada de bicarbonato de soda disuelta.

5: Un remedio de la abuela para las llagas de la boca consiste en tomar té de salvia con miel tres veces al día

6: Enjuagar la boca con 10 o 15 g de hojas y tallos de zarzamora los cuales serán introducidos en el agua hirviendo, se tapará el recipiente y se deberá reposar 10 minutos, a modo de infusión. 

7: Realizar dos enjuagues diarios.de agua de carabaña.

8: Comer una manzana después de cada comida 

9: Dar toques ligeros con un gel de áloe vera sobre las llagas o, también, hacer un enjuague bucal diluyendo el gel con agua.

10: Mantener un poco de melaza en la boca cerca de las llagas.

11: Hacer un enjuague bucal con una solución hecha de una cucharada de cáscara de granada rallada y hervida en una taza de agua.

12: Colocar una gota de agua oxigenada en cada llaga..

13: Frotar las aftas con una bolsa de té o, sencillamente, beber una infusiòn de manzanilla. 

14: Frotar las aftas con hielo para reducir las molestias y la inflamación de las mucosas
Referencias:  
http://amuvasalud.blogspot.com.es/2008/10/aftas-bucales.html
http://mejorconsalud.com/como-curar-aftas-y-llagas-en-la-boca/
https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000998.htm
 

—————

Volver